Cuando te abres camino.

“Vas a tener jefes irracionales, pacientes difíciles, clientes difíciles... pero necesitas levantarte y seguir adelante a través de ese mismo dolor”. - Michelle Obama.

Cuando te abres camino, es lo mismo que cuando intentas clavar un clavo en la pared, tu fuerza de voluntad es la mano que impulsa al martillo, tú eres el clavo, y tu obstáculo o el camino, es la pared. Se tiene que abrir y tienes que impulsar con fuerza, tienes que hacer ese espacio nuevo en ese muro, crearlo para ti.

Es cierto, vas a enfrentar situaciones difíciles, luchar por hacer valer tu voz y tu pensamiento, tratando de defender situaciones injustas.

Es un camino que tiene que ser firme, constante, como ya lo dije, con fuerza de voluntad. Tu carácter se endurece, tu confianza en las personas se va perdiendo poco a poco. O mejor dicho, aprendes a saber en quién confiar.


La vida así es.

Pero, si luchas duro por eso que quieres, lo vas a lograr algún día, vas a llegar a donde quieres estar. Debes de creer que eso sucederá porque SI le pasan cosas buenas a las buenas personas.


Y una vez que llegues a donde estás, ahora si, fluye, ablanda un poco tu corazón, ¡sé feliz!, ya no tiene caso que estés a la defensiva, ya llegaste a donde querías estar. Y recuerda siempre a las personas que conociste en tu recorrido, recuerda las situaciones en las que te viste envuelto (a), no olvides las injusticias que viviste.


Porque, una vez que estás donde quieres estar, recuerda que es para disfrutar de ese éxito y para ayudar a otras personas que como tú, trabajan honradamente para seguir sus sueños. Con los pies firmes que siempre has tenido en la tierra, demuestra lo mejor de ti en ese lugar privilegiado en el que te encuentras.

Porque, de otra forma, no tiene caso que hayas logrado haber llegado tan lejos, si tu corazón se va a seguir endureciendo, recuerda, con algo de nobleza, dar lo mejor de ti a los demás.


Nunca lo olvides, que cuando estás en un lugar privilegiado, es para que empieces a fluir, ser feliz, cuidar lo que tienes y a disfrutar de ese momento, agradecer cada día haberlo logrado. Te ganaste ese lugar por tus propios méritos, y estando ahí puedes impulsar o servir a quienes no han podido llegar hasta donde tú estás.

Con cariño, Lorena.





60 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo