Cuando tienes un propósito.

¿Sabes qué es tener un propósito en la vida?

Tener un “para qué“, una razón y un motivo que le dan sentido a tu experiencia de vida.

Un propósito nace cuando quieres lograr realmente algo. Cuando quieres generar un cambio. Un propósito es un objetivo, una meta, como aquel que pone la mirada fija para lanzar el dardo, tirando justo en el centro de su objetivo.

Un propósito, es tener una intención.

Cuando tienes un propósito, las personas tal vez no logren entenderte, te podrán decir cosas como: “solo tú te entiendes”, “estás loca”, “quiere que le digan que es bonita” (y te dirán todo tipo de cosas intentando detenerte). Es ahí donde encontrarás realmente la soledad.


Pero, si realmente quieres que ese propósito se cumpla, ninguno de esos comentarios te van a importar. Solo tú tienes esa visión y es comprensible que nadie te entienda porque, solo tú puedes ver ese camino, es como un regalo que llegó de algún lugar para que tú seas la persona especial que lleve a cabo lograr ese propósito.


Las personas que más admiro son las personas auténticas que tienen al menos un propósito en la vida y que son lo suficientemente valientes para lograr conseguirlo.


No es fácil tener un propósito en la vida pero, ¿no sería triste y vacío vivir sin saber para qué estamos aquí?

¿Cuál es tu propósito en la vida?

¿Lo has alcanzado?

¿Qué sacrificios has hecho para conseguirlo?

¿Lo estás al menos intentando?

¿Lo lograste?

¿Te hace sentir feliz?

¿Tu vida aporta al propósito de vida de alguien más?

¿Tus actos aportan a tu propio propósito de vida?


No olvides inscribirte a mi blog con tu nombre y tu email, ¡me gustaría leer tus comentarios!


Con cariño, Lorena.



gif





30 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo