¿Qué hay de mal en diferir?

De verdad, quiero externar esta pregunta: ¿hay algo de malo en no estar de acuerdo en todo?

Los últimos años el mundo ha estado intentando globalizarse y cada vez hemos estado más cerca de eso como país, tal vez por el tema de la pandemia y todo lo que con ello ha venido arrastrando, la globalización se ha hecho un poco lenta. Tomémoslo como si el mundo tuviera que haber hecho una pausa para retomar su camino, para afinar detalles, para enfocar nuestra atención en recuperarnos a nosotros mismos, siempre para seguir adelante.


Hay que entender que, cada quien llevamos nuestro ritmo, para ir digiriendo ciertos cambios que se avecinan, es totalmente valido hacer un alto y descansar. Lo que no es muy recomendable, es enfocarse en lo negativo, en las cosas que no aportan al crecimiento propio, (yo me he estancado ahí y realmente no lo recomiendo) algunas veces, es bueno escuchar las críticas constructivas que podemos recibir de las personas que nos demuestran su afecto preocupándose por nosotros, pero, ¡NO te detengas!


Porque entonces, ¿Cómo seguiremos construyendo nuestro propio camino y abriendo paso al crecimiento de los que vienen después de nosotros?


Todos tenemos un propósito en la vida, y la vida es tan corta, como para distraernos con temas banales.


Está bien, expresarse con las formas que mejor nos sintamos, para eso existe el arte, la ciencia, el cine, la literatura, la danza, etc. Claro, con trabajo es como se logra llevar los talentos a cabo.


Lo que no me ha quedado muy claro, es: ¿Por qué si se supone que estamos en un mundo donde queremos globalizarnos, pareciera que el diferir ante la diversidad cultural o el libre albedrío de otras personas fuera una condena?


Soy comunicóloga, siempre me enseñaron en la carrera que, debíamos analizar más allá de las simplicidades de los mensajes, abrir nuestra mente, respetando el libre albedrío. Creo que, en medio de la lucha por la globalización, estamos olvidando que, está bien no estar de acuerdo en todos los temas que están en la mesa; como ya lo dije antes, de eso se trata, de que cada quien tenga su propio criterio y con este, pueda hacer valer su propia voz.


Está bien si respetas que otros crean en ideologías religiosas, políticas o sociales distintas a las tuyas, está bien que opines diferente y que no estés de acuerdo en todo, está bien si luchas por defender tus ideales donde se incluyen temas como: aborto, marihuana, feminismo; comunidad LGBTTTI+, lenguaje inclusivo, lengua hispana, etc. Está bien que se respete estar de acuerdo y también está bien que se respete no estar de acuerdo con alguno de esos temas.


Está bien diferir algunas veces. No porque difieras en un tema “eres menos global”.


Es sano no estar de acuerdo en todo, porque, así se mantiene un equilibrio de las cosas, no por pensar diferente estás mal. Nadie intenta convencer a nadie, solo cada quien tenemos nuestro derecho a tomar partido en algunos temas y es respetable.


Si queremos ser mujeres fuertes y autónomas defendiendo nuestra feminidad, homosexuales empoderados pertenecientes y defensores de la comunidad LGBTTT+, caballeros valientes defendiendo su masculinidad, opinar sobre temas sociales, aportar un granito de arena en el mundo. También está bien, porque quiere decir que estamos considerando crear un mundo mejor, para la siguiente generación.


Está bien todo lo que hacemos y dejemos de hacer mientras sigamos lo que nos dicta nuestro corazón, sobre todo, mientras sigamos defendiendo la libertad de expresión.


Lo que quiero decir, espero no me malinterpreten, está bien ser libre y respetar eso y está bien si lo queremos expresar, tanto como si no. Mientras estemos conscientes de que solo estamos de paso por este mundo que intenta globalizarse, creo que lo mínimo que podemos hacer por la humanidad es: seguir construyendo un mundo mejor.


Con amor, Lorena.


79 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo