Respeta tus emociones.

Es lógico, una persona que no sabe respetar las emociones de los demás, es porque nunca supo respetar sus propias emociones. O tal vez, porque no sabía que podía hacerlo.


El darse el tiempo de vivir los duelos, o darse el tiempo de respirar y reponerse después de una perdida, una decepción. Disfrutar de ver a seres queridos que tenías tiempo sin ver, disfrutar una buena conversación, donde puedes debatir ideas y analizar situaciones, eso es respetar nuestras emociones y cuando entiendes que reconocer un sentimiento o una emoción es necesario para mantener convivencias sanas, disfrutas cada instante de la vida, entiendes que es bueno darle el tiempo a otras personas de reponer sus emociones y acomodar sus ideas. Es válido y necesario respetar nuestras emociones.

Es bueno ser intenso, vivir intensamente las emociones y reconocerlas, porque, reprimir emociones, es lo que hace que dejemos de estar bien con nosotros mismos y eso, lo proyectamos a los demás.

Entonces, cuando respetamos nuestras emociones, podemos entender y respetar las emociones de los demás y eso es algo que suma a la armonía, es así como se reconstruye la sana convivencia y la paz en comunidad.

Cuando reconozcas el miedo en ti, el enojo, la felicidad o la ansiedad, deja que pasen esas emociones por tu cuerpo y haz lo que tengas que hacer para que salgan de ti, como llorar, gritar, reír o temblar, lo importante es que no se queden. Imagina que tu cuerpo es una fuente de agua, el agua pasa y recorre cada espacio de tu ser, con intensidad o densidad, pero siempre sale y sigue otra vez su ciclo. Sentir las emociones y respetarlas, es recordar que estamos vivos.


¿Y si pensamos que... aún existen lugares donde abunda el silencio, donde hay espacios en blanco, terrenos baldíos y lugares vacíos... y eso es porque, tal vez, uno de esos lugares está esperando a ser llenado por ti?, por tus reconocidas emociones. El silencio existe algunas veces para darle oportunidad a quienes merecen ser escuchados, el espacio en blanco, para quienes merecen ser visibles, el vacío tal vez está esperando una ocasión especial para ser llenado.


Espero estarme explicando, lo que quiero decir, es que, siempre que decidas respetar tus emociones, recuerda que siempre habrá un espacio donde exista el respeto hacia las mismas y si tú no le das ese respeto a esas emociones, nadie va a saber que las tienes y por lógica, nadie hará nada por brindarles un respeto.


Así que, si deseas empezar a respetar y reconocer tus emociones, escuchando tu silencio, ¡alégrate por eso!, porque, estás transmitiendo ese mismo respeto hacía los demás, estás haciendo que otros empiecen a reconocer sus propias emociones y esa, es una magia única, que solo puede nacer dentro de cada ser.


Gracias por leerme.

Con cariño, Lorena.



gif

24 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo